miércoles, 21 de febrero de 2018

Archisílabos: La intención de impresionar

A veces uno se encuentra con personas que utilizan un lenguaje tan rebuscado que inmediatamente uno se da cuenta que están tratando de impresionarnos.

¿No te ha pasado que en tu empresa, algún jefe dice que a los usuarios hay que DIRECCIONARLOS hacia la oficina de Atención al cliente

En realidad solo basta con "dirigirlos" hacia la oficina en cuestión.

"Dirección" es un sustantivo. Su verbo es "dirigir". Uno no "direcciona" a nadie. ¡Lo dirige!


Si te ha pasado (y si me dices que no, no te lo creeré), es porque te has encontrado con un amante de los ARCHISÍLABOS.

Un ARCHISÍLABO es una palabra más larga de lo necesario que pretende dar un matiz de profesionalismo, pero que en la realidad demuestra desconocimiento del idioma. Esta tendencia a hablar en forma pedante tienen por nombre SESQUIPEDALISMO y se ve con frecuencia en los periodistas poco académicos y en los niveles directivos de las organizaciones. Ultimamente se ve en personas que quieren imitar a dichos personajes. 

Aquí van algunos ejemplos. 



Archisílabo
Término correcto.
A pesar del hecho de que
Aunque
Aperturar
Abrir
Climatología
Clima
Cuadro gripal
Gripe
De gran tamaño
Grande
Direccionar
Dirigir
Ejemplarizante
Ejemplar
Emprendimiento
En el interior (o al interior) del congreso 
En el congreso.
En estado de ebriedad
Ebrio
Espaldarazo
Resplado
Finalidad
Fin
Funcionalidades
Funciones
Gratificante
Grato
Inicializar
Iniciar
Intencionalidad
Intención
Intitucionalizar
Instituir
Metodología
Método
Motivación
Motivo
Periodo vacacional
Vacaciones
Posicionarse
Situarse
Potencialidad
Potencia o potencial
Precipitaciones en forma de lluvia
Lluvia
Problemática
Problema
Recepcionar
Recibir
Reforzamiento
Refuerzo
Rigurosidad
Rigor
Señalizar
Señalar
Sobredimensionamiento
Exceso
Tipología
Tipo
Transportar

Si te descubres a tí mismo usando alguno de estos ARCHISÍLABOS, piénsalo bien. A lo mejor eres un sesquipedalista que está imitando el lenguaje de los falsos intelectuales.

Posdata.

El dia que escribía esta entrada, escuché a un periodista deportivo en medio de un partido de fútbol, decir que "dos jugadores habían empezado a hacer un trabajo pre-competitivo".

¿Será que no sabía decir que los dos jugadores estaban calentando para entrar a jugar?


Hasta la próxima semana. 

miércoles, 14 de febrero de 2018

La musicalidad del Castellano

¿Por que el castellano suena así?

Recuerdo muy especialmente una vez que estuve en Buenos Aires y mientras tomaba una merienda en el restaurante del Hotel, la noche previa a una reunión de trabajo a la que había sido invitado, escuché un grupo de personas sentadas en la mesa vecina. Reconocí a un venezolano, un argentino, un mexicano y un peruano.   

Yo sonreía pensando en que hablaban con un acento muy extraño, cada uno diferente.  Precisamente reflexionaba que en Colombia teníamos un acento neutro.   

Fue entonces cuando uno de ellos se levantó y me dijo:  "Che, vos debés ser el colombiano", "Tenés acento de colombiano, ¿no es así compañeros?"

Todos asintieron.  Yo quedé pasmado. ¿Como así que yo tenía acento de Colombiano?  Se suponía que yo era el que "hablaba normal" y ellos tenían el acento extranjero.  

Desde entonces me he preguntado por que nuestro lenguaje suena de una manera u otra. 

Las características prosódicas de las lenguas permiten que cuando viajemos a un país extranjero podamos reconocer a un compatriota, simplemente por la forma en que habla y la musicalidad que tiene su conversación.  Igualmente, quien aprende una nueva lengua, generalmente conserva rasgos de la pronunciación de su lengua natal. 


Se llama prosodia al estudio de los sonidos de las palabras y su acentuación. La prosodia es la que le da la musicalidad a un idioma y hace que su sonido sea tan especial. 

Por lo general los hispanoamericanos hablamos con una pronunciación llana. La mayoría de las palabras en el idioma español son graves o llanas. Es decir que marcamos el acento en la penúltima palabra.  

Se calcula que aproximadamente el 79.50% del vocabulario español está  compuesto  por palabras graves (acento en la última sílaba). Las palabras agudas (que se acentúan en la última sílaba) representan solo el 17.78% mientras que las esdrújulas (pronunciadas con mayor intensidad en la antepenúltima sílaba) solo son un 2.72%

Esta es una particularidad del Castellano.  En las otras lenguas romances no es así.  

En el italiano, por ejemplo, la mayoría de las palabras son esdrújulas. Fragola, que significa fresa, se pronuncia poniendo ímpetu en su primera ‘a‘. Y lo mismo ocurre con undici, el número 11, donde el énfasis se deja sentir en la ‘u‘.

Y el francés está repleto de palabras agudas. Sólo hay que ver Liberté, égalité, fraternité (libertad, igualdad, fraternidad), la frase que se hizo famosa como grito de guerra durante la Revolución Francesa y que es una especie de lema oficial del país. Las tres se pronuncian poniendo mayor intensidad de voz en la última sílaba.


La ‘llanura‘ del castellano tiene efectos prácticos.  El hecho de que abunden las palabras llanas —y en concreto las que acaban en vocal, en ‘s‘ o en ‘n‘— hace que sean pocas las palabras que llevan tilde.

Así lo explica Lola Pons:
"Las normas de la ortografía se hacen de manera que al escribir haya que colocar el menor número de tildes posible. Dicho de otro modo: las reglas de acentuación buscan que no haya que escribir el símbolo ortográfico del acento en las palabras más comunes. Y en español las palabras más comunes, por goleada, son las llanas de dos o tres sílabas que acaban en vocal, en ‘n‘ o en ‘s‘".

Aun no se sabe a ciencia cierta es por qué el castellano tiene tantas  palabras graves.   

En los países hispanoparlantes se presentan disrupciones a la regla generando múltiples prosodias.  Por ejemplo en el cono sur,  (Argentina, Chile, Uruguay y Paraguay) la tendencia es a hablar poniendo el acento en la última sílaba.  "Sabés, comés, bebés,  esperás,  encontrás".   Si quisieran escribirlas como la pronuncian deberían ponerle tilde.  

La gente adquiere una costumbre y esa costumbre se vuelve norma. 


"La prosodia no se registra por escrito, por eso es muy difícil de investigar. Hasta los años 50 del pasado siglo, cuando hicieron su aparición los registros sonoros, no había modo de dejar constancia de ella", revela Lola Pons.

"Por eso sólo se pueden hacer conjeturas para explicar el enorme número de llanas que hay en español, frente al francés o al italiano, y que está determinado por un proceso histórico de pérdida de vocales átonas (aquellas que en las que no recae el acento prosódico de la palabra) en el interior de las palabras que tuvo lugar cuando se pasó del latín al español",  explica Irene Hernández Velasco (de BBC Mundo)

Aunque se diga que nuestro idioma esta conformado en su mayoría por palabras llanas, no hay nada menos llano o plano que nuestro idioma.  No hay duda de que el castellano tiene una bellísima musicalidad. 

miércoles, 7 de febrero de 2018

El Arte de los "Muertos de Hambre"

En España un proyecto de decreto real pretendía quitarles el estatus de "Universitario" a los estudiantes "Titulados Superiores de Enseñanzas Artísticas". El decreto de alguna forma consideraba que estudiar arte no tenía el mismo carácter de otras profesiones académicas. 

En otras palabras, las artes eran, a criterio de quienes defendían el proyecto, algo no tan imprescindible como estudiar medicina, ingeniería o economía.


A continuación les comparto la respuesta de Elio González y Ruben Tejerina, en un video, titulado "Muertos de hambre", que muestra la importancia del arte en nuestra vida. 






Mi admiración y mi respeto por todos los muertos de hambre que ha tenido y tendrá la humanidad. 

Esos "muertos de hambre", de alguna u otra forma, han hecho que nuestra especie sea "humana".



miércoles, 31 de enero de 2018

Cuando escuches cantar, entra tranquilo, porque los malos, no tienen canciones

El siguiente texto lo encontré en Facebook. 

He querido compartirlo porque por muchos años trabaje en Unidades de Cuidados Intensivos y me identifico plenamente con los sentimientos aquí plasmados. 

Ofrezco de antemano disculpas al autor del texto.  En ninguna parte estaba su nombre.  Si alguien lo conoce por favor me lo hace saber para dar los respectivos créditos.  

Por cierto, el título de esta entrada corresponde a un comentario que hizo el doctor Londoño, un anestesiólogo amigo, que leyó el texto. 

_________________


Carta a los familiares de mi paciente de la UCI 


Querido (y desencantado) familiar de mi paciente de UCI:

Así que entraste y me encontraste cantando una canción mientras colgaba aquella medicación intravenosa, ¿eh? Te quedaste un poco desconcertado y pensaste: “¿Es aquella canción de Sonrisas y Lágrimas? ¿Cómo puede estar tan contenta viendo a mi padre con un tubo en la garganta?”

Pues sí, es Sonrisas y lágrimas. Después de todo, “these are a few of my favorite things”.

Pero ahora en serio, no estoy cantando por gusto. Lo que no sabes es que canto para controlar mis nervios, para mantener la calma. Tu padre estuvo a punto de morir antes de que entraras. Estoy preocupada por él, pero no quiero que me lo notes en la cara. No quiero que te preocupes. Es mi trabajo. Sólo quiero que le demuestres tu cariño.

Sé que nos escuchaste reír y contar un chiste. Y que no lo encuentras nada divertido mientras tu madre siga confinada en esa cama, atada a todos esos monitores.

Lo entiendo. De verdad. Espero que puedas comprender que mientras tú estabas esperando fuera, despreocupadamente, nosotros salvamos a la joven de la habitación de al lado. No podía respirar. Ahora ya puede. Pensamos que no conseguiríamos intubarla a tiempo…

También reanimamos al hombre de la habitación de enfrente. Le desfibrilamos muchas veces, y yo incluso le rompí alguna costilla. Justo cuando nos temíamos que no lo recuperaríamos, lo hicimos.

El paciente de la habitación contigua no tuvo tanta suerte. Lo intentamos; recé por él, pero se fue de todos modos. Abracé a su hija y la dejé llorar en mi hombro durante 20 minutos.

Algunas veces necesitamos reír. Es lo único que sabemos hacer. Tememos que, si empezamos a llorar, no seremos capaces de parar.

Lo siento de veras si te parecí cortante cuando entraste a la hora de la visita. Sé que pensaste que estaba siendo maleducada, y que al salir te quejaste de mí diciendo: “¡debía estar deseando irse a descansar un rato, en vez de tomarse el tiempo de hablar conmigo!”


No. No me tomaré hoy ningún descanso. Y no pretendía ser maleducada. Estaba concentrada en los cambios que acababa de ver en el electrocardiograma de tu padre. Pensaba qué más podría hacer cuando su tensión se hundiera de nuevo. Porque ya le estamos administrando la dosis máxima de esos fármacos que ves ahí colgados. Sé que aún no estás preparado para decir adiós. Y yo no estoy preparada para rendirme. Eso me distrae a veces y me hace ser menos comunicativa.


Quiero que sepas que cuando veo a tu madre en esa situación, comparto tu dolor. Pienso en mi propia madre, que ya murió. Cuando veo su enfermedad reflejada en la de tu madre, tan parecidas, es como volver a abrir mi herida. No dejo que lo notes, pero me trago mis propias lágrimas mientras tú lloras.



Querida madre, mientras tú tratas de mantener la serenidad ante tu hijo inconsciente, yo tengo que esforzarme para no llorar contigo. Tu dolor me pone delante la fragilidad de los niños. Y a mí, como madre, no me gusta. Sudaría sangre para luchar por la vida de tu pequeño, de la edad que sea. Sé que podría ser mi propio hijo.



Querido amigo, siento haber tenido que irme mientras llorabas ante tu esposa enferma. Siento no poder ser más fuerte para ayudarte. Por un momento me puse en tu lugar. Imaginé a mi esposo en esa situación, y me entristecí. Entonces regresé para seguir luchando por ella. Solo quería que lo supieras.

Mi canto, mis chistes, mi comportamiento alegre, podrían hacerte pensar que soy indiferente. Mi aire distraído o mi expresión firme, que no me preocupo.

Pero lo hago.

Lo que no ves es que, cuando vuelvo a casa después de terminar una larga jornada, en ocasiones aparco el coche y lloro. Todo el estrés de luchar por ellos, todas las penas acumuladas, todas las emociones finalmente me atrapan. Entonces no canto ni río. Lloro.

Luego me seco los ojos y entro. Y abrazo a mis pequeños y a mi marido un poco más fuerte. Después me voy a la cama temprano para poder volver por la mañana, a luchar por ellos, un día más.

Solo quería que lo supieras.

Cordialmente,

Tu enfermera de UCI

Fuente:  

miércoles, 24 de enero de 2018

El páramo de las Baldías.

Hace algunos días fui invitado a participar en una caminata extraordinaria. Debo admitir que fue una actividad física extenuante, pero valió la pena.  Conocí el Páramo de las Baldías. 

El Páramo de las Baldías es el páramo más pequeño de Colombia.  Está ubicado a 3.175 metros sobre el nivel del mar,  a 32 kilómetros de  Medellín y a menos de una hora de distancia.  Su temperatura promedio es 10º C. 

Trayecto de subida
Palmitas-paramo de las Baldías
6.48 km.  (a la derecha, Medelín).
(no aparece el trayecto
de regreso San Felix)
Se puede llegar por varias vías.  La mas sencilla es una carretera destapada que sale desde el corregimiento de San Felix (Bello). Otra vía, la del "Camino del Virrey" la hice con un grupo de caminantes (ante los cuales me quito el sombrero), partiendo del corregimiento de San Sebastián de Palmitas, subiendo aproximadamente seis kilómetros, por un sendero por el cual solo cabe una sola persona a la vez, a través montañas escarpadas hasta el alto del Boquerón y  atravesando la  antigua carretera al mar (antigua vía de Medellín a Santa Fe de Antioquia. El trayecto completo de la caminata fue de 17 kms, terminando en el corregimiento de San Felix del municipio de Bello. 


Los paramos son un ecosistema frágil. Este en particular es origen de varias quebradas que escurren por la ladera occidental de Medellín y Bello (la Iguaná, la García,  La Madera, el Hato, entre otras). Tiene una vegetación en la que hay frailejones hay musgos, líquenes, juncos, cardos, orquídeas,  zarros y otros tipos de especies que no pude reconocer. 








Por cierto, como dato curioso les diré que la palabra emparamado viene de páramo.  Se dice que Bolivar cuando atravesaba el páramo de Pisba tuvo varias bajas en el ejército libertador debido a que había muchos "Emparamados".  El tratamiento fue dar latigazos. 


Fragmento del libro "Sueño con Bolívar" 

Afortunadamente ninguno de los guías pensaba como Bolívar. 


Lecturas recomendadas: 

miércoles, 17 de enero de 2018

El tiempo pasa... nos vamos volviendo viejos

Me he encontrado esto en un correo que me envió un amigo. 

¡Cómo han cambiado los tiempos!


__________

AYER
HOY
Solterona
Profesional independiente
No tengo nada que hacer ...
Voy al Spa
"Hablar tonterías"  
Expresiones sacadas de contexto
Loco de m...
Transgresor
La tiendita de " la esquina  "
mini market
"Ninguna mujer me da bola "
"No encuentro mi alma gemela"
No sirvo para ningún trabajo
“No encuentro mi target”
No tener trabajo fijo
Ser “freelance”
Vestida "para salir"
Fashion
Humilde
Perfil bajo
salir a dar vueltas sin nada que hacer "
Ir de Shopping
Pan de Sal
Baguette
"Sin ninguna profesión fija "
Consultor
Vendedor
Ejecutivo de cuentas
Maricón
Gay o persona de género alterno
Pendejo
Discapacitado mental
Niño malcriado
Niño con hiperactividad
Curandero/a
Síquico, Mentalista
Perder el tiempo en el trabajo
Desayuno de trabajo
Peluquero
Estilista
Profesor de gimnasia
Personal trainer
Me das tu no. de teléfono ?
Me das tu e-mail ?
Acomodado político
Asesor
 Calentura  mutua
Tener química
Manipular a la opinión pública
Fenómeno mediático
No entender un carajo
 Leer entre líneas
Ropa interior
Lingerie
Morirse de "hambre"
Necesidades básicas insatisfechas
Programa lleno de estupideces
Reality show
Despido del trabajo  
Reestructuración laboral
Hablar lo que se de la gana
Libertad de expresión
 Asesinato
Caso de intolerancia
Asesino, violador o delincuente
Inadaptado Social
Hacer lo que se le da la gana sin cumplir las normas.
Libre desarrollo de la personalidad
Ir en contra de la ética y la moral
Ser “open mind”
Persona que vive de dar consejos que a el no le han funcionado
Couch



1960  vs   2018

Escenario 1:
Albertico no se queda quieto en clase. Interrumpe y molesta a los compañeros.

Año 1960: Va a la dirección, se queda parado 1 hora, sale el director lo "carajea" y vuelve "traquilito" a su clase.”

Año  2018: Lo derivan al departamento de psiquiatría, lo diagnostican como hiperactivo, el psiquiatra  le receta  Ritalyn. Se transforma en un zombi. Los padres tramitan una subvención por tener un hijo  discapacitado.

Escenario 2:
Luis rompe el cristal de un carro  en el barrio.

Año 1960: Su padre se saca la correa y le da unos cuantos correazos .  A Luis ni se le cruza por la cabeza hacer otra nueva travesura, crece normalmente, va a la universidad y se convierte en un profesional.

Año  2018: Arrestan al padre de Luis por maltrato. Lo condenan a 2 años de cárcel y por 5 años debe abstenerse de ver a su  hijo   Sin la guía de una  figura paterna, Luis se vuelca a la droga, delinque y queda preso en una cárcel especial para adolescentes. 

Escenario 3:
Josélito se cae mientras corría una carrera en el patio del colegio, se raspa   la rodilla. Su maestra, María, lo encuentra llorando y lo abraza para reconfortarlo.

Año 1960: Al poco rato, Juan se siente mejor y sigue jugando.

Año  2018: María es acusada de abuso sexual, se enfrenta a tres años de cárcel. Josélito se pasa cinco años de terapia en terapia. Sus padres demandan al colegio por negligencia y a la maestra por daños psicológicos, ganando ambos juicios. María renuncia a la docencia, entra en severa depresión y se suicida.. 

Escenario 4:
Disciplina escolar:

Año 1960 : Hacías un gran lío en clase.. El profesor te metía dos buenos gritos y le avisaba a los padres. Al llegar a casa tu viejo te propinaba unos dos golpes.

Año  2018: Haces lío en clase.. El profesor te pide disculpas para reprenderte y se queda con culpa por haberlo hecho .. Tu viejo va al colegio a quejarse y denunciar al docente, y para consolarte  te compra algo.

Escenario 5 :
El fin de las vacaciones.

Año 1960: Después de estar en una caravana interminable de autos con toda la familia metida en un carrito asiático tras 15 días soleados en la costa, se terminan las vacaciones. Al día siguiente se trabaja y no pasa nada .

Año  2018: Después de volver de la costa, en un viaje 'all inclusive', se terminan las vacaciones y la gente sufre del síndrome del abandono, pánico y síndrome de Bourn Out

¿CUÁNDO FUE QUE NOS VOLVIERON TAN
INFELICES ...?